Press "Enter" to skip to content

Jorge Rojas habla de la relación de Gustavo Petro y Claudia López – Partidos Políticos – Política



Con la profunda convicción de que Claudia López necesita a Colombia Humana, el movimiento de Gustavo Petro, para ganar la alcaldía de Bogotá, el exprecandidato de esa tendencia política Jorge Rojas le reveló a EL TIEMPO varios detalles desconocidos de las conversaciones entre los líderes de centroizquierda de la capital del país en la construcción de una convergencia programática.

Desde hace varias semanas, Claudia López sostuvo diálogos con diferentes sectores de centroizquierda para trata de construir acuerdos que fortalecieran su candidatura a la alcaldía de Bogotá, pero con los líderes del movimiento de Gustavo Petro no hubo resultados concretos.

Rojas, quien es reconocido como uno de los más fieles petristas, comenzó una labor de convergencia programática con Claudia López, la cual, al final, fracasó. Pero el jefe natural de Rojas, Gustavo Petro, también intentó un acuerdo con la excongresista, sin éxito. Al final, Rojas encabezará la lista del partido Farc al Concejo de Bogotá. “Claudia se equivoca si piensa que gana sola”, afirmó Rojas.

(Le puede interesar: Machismo, el tema de nuevo agarrón entre Claudia López y Gustavo Petro)

¿Por qué la opinión pública lo vio primero con Claudia López y ahora con el partido Farc?

Creo que hay un déficit de democracia en Colombia Humana. Yo presenté mi nombre como precandidato de Colombia Humana a la alcaldía de Bogotá esperando que se cumpliera un precepto que Gustavo Petro anuncio en la plaza de Bolívar y es la democracia asamblearia. Dijo Petro “Colombia Humana será democracia asamblearia o no será“, planteando así la horizontalidad y la participación de las militancias y la ciudadanías libres en la toma decisiones.

Entonces yo presenté mi nombre y solicité la realización de una asamblea, como la solicitaron muchos sectores de Colombia Humana. Se hizo una primera asamblea el 31 de marzo. En ella Ángela María Robledo me pidió que no solicitara la aprobación de un candidato a la alcaldía, yo entendí y no lo hice. Yo tenía las mayorías y a mí me hubieran proclamado candidato en esa asamblea del 31 de marzo, pero entiendo también que en política hay que reivindicar el derecho a la equidad. Yo creí en la palabra de los líderes de Colombia Humana y no se cumplió, porque nunca hubo otra asamblea y para mí este paso es fundamental.

¿Y entonces qué pasó?

Que ante la indefinición de Colombia Humana para tener un candidato oficial, abrí el camino para una coalición, porque, como habíamos hablado con Petro, lo importante era una convergencia programática, y empezamos a negociar con Claudia López, con Luis Ernesto Gómez, con Celio Nieves y el propio Hollman Morris un acuerdo programático, que se detuvo cuando empezamos a hablar del metro subterráneo.

¿Petro estaba de acuerdo en buscar ese acuerdo programático con esos precandidatos?

Sí, lo que pasa es que ahora se sabe que Claudia tenía tres conversaciones paralelas: una con Gustavo Petro, que era más o menos secreta; otra con Ángela María Robledo, de la cual no teníamos información pública, y otra que yo abrí públicamente, de cara a la ciudadanía y esa nos llevó a buscar un mecanismo para tener un programa en común, el cual tuvo problemas porque Claudia seguía insistiendo en metro elevado y yo le dije que por esa vía no firmaba un acuerdo.

Fue cuando ella dijo que ya tenía un acuerdo con Gustavo Petro. Cuando vi que decía que el eje estructurador de la movilidad en Bogotá es el metro subterráneo entonces dije ‘yo firmo’. Por eso fui a la rueda de prensa inicial, pero Claudia me traicionó a mí, a Petro y a Ángela María Robledo y eso es muy grave para una candidata.

¿Es decir que Claudia López le dijo que ya tenía un acuerdo con Gustavo Petro sobre el metro subterráneo?

Cuando estábamos a minutos de la rueda de presa inicial. Yo me enteré porque Claudia me lo hizo saber. Yo no sabía con antelación y así se lo dije a mi amigo Gustavo Petro.

Petro es un líder político  que representa ese sentimiento de transformación y creo que va en esa dirección y va en la dirección correcta, pero aquí nos equivocamos.

¿Y él qué le dijo?

Él me preguntó, ‘¿usted empezó a hacer un acuerdo con los precandidatos?’, y yo le contesté que sí y que lo había hecho públicamente y en la plaza de Bolívar, pero yo me enteré después que él estaba en conversaciones con Claudia López.

¿Y qué opina de esto?

Me parece bien, porque Petro es un líder político y que representa, en buena parte, en esta sociedad, ese sentimiento de transformación y creo que va en esa dirección y va en la dirección correcta, pero aquí nos equivocamos.

¿Por qué se equivocaron?

A mí sí me parece que meterle el tema de las candidaturas presidenciales a la alcaldía de Bogotá no le hace bien ni a los candidatos ni a Bogotá. Tenemos que pensar en la ciudad. El acuerdo con Claudia se dañó porque después, ya cuando vamos a inscribirla, ella proclama la candidatura de Sergio Fajardo y eso no ayuda. Claudia se equivoca si piensa que gana sola. Para que Claudia gane necesita a Colombia Humana y debemos llegar a un acuerdo programático con Claudia para que haya una sola candidatura y derrotar a la derecha en Bogotá.

¿Usted se siente traicionado por Claudia López?

Yo se lo dije el día que íbamos a hacer el acto de proclamación de ella. Cuando ella proclama a Sergio Fajardo e insiste en el metro elevado, yo le dije ‘hasta aquí llegamos, lo siento Claudia, pero nosotros no vinimos aquí a defender la candidatura de Sergio Fajardo’.

Para que Claudia gane necesita a Colombia Humana y debemos llegar a un acuerdo programático con Claudia

Es decir que el tema de la candidatura de Sergio Fajardo pesó más que el metro elevado…

El tema del metro elevado es un asunto crucial para Bogotá. No es un tema de Petro y Peñalosa sino del modelo de ciudad que nosotros queremos hacia el futuro, pero la gota que rebozó la copa fue que Claudia, delante de todos los partidos, que no estábamos hablando de candidatura presidencial, se le ocurre proclamar a Sergio Fajardo. Yo sí le digo a Claudia que así no se hace competencia y creo que si ella quiere ganar la alcaldía tiene que ganar confianzas y la confianza se gana cumpliendo los acuerdos.

¿Después de este incidente usted ha vuelto a hablar con Claudia López?

Mantengo el diálogo con ella, con Hollman Morris y con Gustavo Petro. Y a Claudia le digo hoy públicamente ‘usted no gana sola, debe trabajar en función de una convergencia’. Yo hago un llamado y estoy listo al diálogo con Claudia, con Petro, con Hollman, porque esa es la realidad política que tenemos en Bogotá.

¿Cómo recibió usted el apoyo que Gustavo Petro le dio a Hollman Morris?

A mí lo que me parece grave es que no haya habido una asamblea, porque si la hay y esta proclama como candidata a Ángela María Robledo, por decir algo, o a Hollman Morris, yo, que soy un hombre disciplinado, estaría en ese momento haciéndole la campaña a esa persona.

Hay un problema de ilegitimidad en la decisión y de violación de una norma que Petro proclamó en la plaza de Bolívar. Y además pasó por encima de un concepto de mujeres que tienen una representatividad en Colombia Humana y que plantearon unas objeciones. No podemos engañar a la militancia. La gente en todo el país espera poder participar.

Es un planteamiento, además, muy de la esencia de Gustavo Petro. A la gente hay que empoderarla y hacerla capaz de tomar decisiones. Creo que este tipo de episodios fracturan lo que llamamos Colombia Humana, pero creo que vamos hacia la unidad. Yo sigo siendo Colombia Humana, soy de sus fundadores y estuve cuatro años en el gobierno de Petro con esas banderas.

¿Qué hubiera hecho si la decisión de Petro hubiera recaído sobre usted?

Si es sin asamblea, no la hubiera aceptado. Yo se lo dije a Petro. Él dijo que nos pedía a Hollman Morris y a Jorge Rojas que renunciáramos a las candidaturas y yo le dije que estaba listo, pero si había una asamblea y convocábamos a la gente. Pero yo no voy a ser ‘el que dijo Petro’. Yo hubiera sido el que hubiera dicho una asamblea de Colombia Humana en Bogotá.

¿Hasta dónde puede llegar el ‘déficit’ de democracia en Colombia Humana del que usted habla?

Uno no puede proclamar, defender y exigir la democracia en el país sino la ejerce dentro de su propio partido. En Colombia Humana acordamos unos estatutos y estos dicen que los candidatos se decidirán en asambleas. Si lo aprobamos, ¿por qué no lo cumplimos?

¿Por qué cree que Gustavo Petro, como usted lo dice, no cumplió con los estatutos y no convocó una asamblea para elegir al candidato?

Gustavo Petro es un hombre que tiene muchas presiones y persecuciones encima, pero es un hombre muy inteligente que tiene una visión de futuro y que está pensando en el país y en la sociedad. Creo que en este caso Gustavo Petro se equivocó, porque si hubiera habido asamblea hace tres meses, tal vez estaríamos liderando, con un candidato de Colombia Humana, llámese como se llame, las apuestas.

Si hubiéramos hecho asamblea tendríamos una militancia, toda volcada a hacer una sola campaña. Hoy tenemos a unas personas como María José Pizarro, como Ángela María Robledo que no hacen campaña a la alcaldía; otras que no están de acuerdo con la lista. Petro sabe jugar en política y es un monstruo en política, pero yo sí creo que tenemos que superar el caudillismo y profundizar diplomacia.

Gustavo Petro y Claudia López se han reunido en varias ocasiones para buscar convergencias. 

Foto:

Twitter: @angelamrobledo

¿Es decir que para usted Petro quiere ser un caudillo?

Pues lo que pasa es que él no admite o no quiere ser un caudillo y yo le creo, pero a veces las prácticas desdicen su visión, porque esta sociedad está muy imbuida en el caudillismo, los liberales, los conservadores y la izquierda. Tenemos que crear unos liderazgos de izquierda que no sean de ese modelo.

¿Qué pasaría si no se unen Claudia López y Colombia Humana?

Que perdemos la alcaldía. Tenemos la inmensa responsabilidad de ganar. Lo he dicho desde el día uno: ‘nadie gana solo, Claudia, hay que hacer la convergencia’. Hubiéramos querido llegar a esta convergencia primero, pero tenemos todavía hasta el 26 de septiembre para llegar con un solo candidato. Creo que ese proceso programático finalmente se va a dar y me gusta que Petro mantenga abierta la puerta para ello. Yo sigo siendo facilitador y sigo tendiendo puentes.

¿Entonces usted prevé que el 26 de septiembre, fecha límite para hacer modificaciones, la candidatura de Hollman Morris se irá para donde Claudia López?

Si hay un acuerdo programático, sí. Y si yo fuera el candidato elegido por una asamblea y tengo que renunciar para dar paso a una sola candidatura, conmigo contarían para eso.

¿Cuáles fueron los problemas para conformar la lista al Concejo de Bogotá de Colombia Humana?

Los mismos: no hubo asamblea para decidir si la lista era abierta o cerrada. Se trató de hacer una convergencia entre Colombia Humana, Unión Patriótica (UP) y Mais. Yo tenía el aval de la UP a la alcaldía, pero con los cambios que hubo me quedé sin un aval para participar en este debate y todo se volcó a la lista cerrada de Colombia Humana. A mí no me gusta cómo se conformó esa plancha, pero la respeto.

Me parece que hay mujeres y hombres con capacidad, con honestidad, con transparencia, pero está viciada por un modelo de ilegitimidad, pero es lo que hay. Petro ha dicho ‘me voy a echar la lista encima’ y yo le deseo la mejor suerte y que Colombia Humana, UP y Mais recuperen los escaños que necesitamos en el Concejo. Yo finalmente no entré a esa lista.

Gustavo Petro es un hombre que tiene muchas presiones y persecuciones encima, pero es un hombre muy inteligente que tiene una visión de futuro

¿Y usted le manifestó en algún momento a Gustavo Petro su intención de estar en esa lista?

Sí, hubo una solicitud. Incluso hubo una petición para que se permitiera que yo mantuviera la candidatura por la UP como una forma de mantenernos en el debate. Yo hablé con Petro, después de ese incidente, alrededor de dos horas y aclaramos todas las dudas. Soy su amigo y aspiro a seguir siendo amigo de él.

¿Y cómo resultó usted entonces en la lista al Concejo de Bogotá con el partido Farc?

Las cosas de la política son interesantes. Hay un partido que nació del acuerdo de paz y que tiene gente que le está cumpliendo a ese acuerdo. Seguramente hay gente que no y estas personas deben recibir todo el peso de la ley, pero los que están aquí jugándose el pellejo por la democracia deben tener una oportunidad, pero nadie quería con Farc. Todo el mundo ‘sí, vengan los votos de las Farc, pero que no se dejen mostrar’ y yo pregunto, ¿por qué?, la democracia también es un ejercicio de reconciliación y una apertura política. Lo paradójico es que Farc, con su personería jurídica, le abran el camino a una lista de paz y reconciliación, en la que están las víctimas de las Farc.

¿Cómo es esa lista?

Tenemos una lideresa cuyo hermano fue asesinado por las Farc, personas que fueron víctimas de secuestro por parte de este grupo. Hablamos con los afectados del club El Nogal, con las madres de Soacha y conformamos una lista de la reconciliación.

¿Cómo llega el partido Farc a conformar una lista con víctimas de su propio movimiento armado?

A partir de una propuesta que me hicieron las Farc para encabezar la lista. Tengo que convencer a mi hermana uribista que vote por el partido Farc y lo voy a lograr porque esto tiene que ser un acto de reconciliación. Yo he sido constructor de paz, defensor de derechos humanos y de las víctimas. Yo nunca fui guerrillero. No creo en la lucha armada, la rechacé. Así que vengo de la más profunda civilidad y legalidad y creo que hay que darle una oportunidad a esa lista y también a un partido que se la juega por la paz. Es un experimento. La lista más importante al Concejo de Bogotá es la del partido Farc.

JUAN FRANCISCO VALBUENA G.
Redacción Política

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *