Press "Enter" to skip to content

China levantó los aranceles a solo 16 productos de Estados Unidos


Lubricantes, medicamentos contra el cáncer, ingredientes de alimentos para animales, suero y harina de pescado hacen parte de la breve lista.

María Paula Aristizábal Bedoya – maristizabal@larepublica.com.co

Levantarle los aranceles a 16 productos estadounidenses no significa que China haya bajado la cabeza, tan solo es una señal de diálogo emitida por el país asiático. Más de 5.000 tipos de artículos estadounidenses están sujetos a aranceles en China, así que el anuncio emitido por el Ministerio de Finanzas de la República de China representa un alivio a tan solo 0,32% de los bienes gravados.

Desde que empezó la guerra arancelaria entre las dos potencias mundiales ha habido un rifirrafe entre ellos. Para enero de 2018, EE.UU. impuso aranceles a los paneles solares y lavadoras importadas de todo el mundo y en marzo de ese año tomó la misma medida en contra de las importaciones de acero y aluminio en todo el mundo. La reacción de China no se hizo esperar y para abril impuso aranceles a 120 tipos de productos estadounidenses por el orden de los US$3.000 millones.

Dos meses después, EE.UU. activó aranceles a China valorados por US$34.000 millones a partes de aeronaves, semiconductores y microscopios, China contraatacó imponiéndole aranceles a la soja, trigo, vehículos eléctricos, whisky, mariscos, y cigarrillos por el mismo monto: US$34.000 millones. En agosto se presentó una situación similar: EE.UU. impuso aranceles a productos chinos como motocicletas, turbinas de vapor y vagones de ferrocarril; y China gravó la carne de res, aves de corral, cables de fibra óptica y motocicletas del país estadounidense. Los aranceles para cada uno de los países fueron por US$16.000 millones.

Al siguiente mes, en septiembre, EE.UU., añadió aranceles del 10% sobre varios productos chinos por US$200.000 millones y China le respondió gravando otros bienes estadounidenses valorados en US$60.000 millones.

Las tensiones continuaron y para mayo de este año EE.UU. decidió aumentarle 25% a los aranceles anunciados en septiembre y en respuesta a ello, China alzó los aranceles del 10% al 20% y 25% sobre productos valorados en US$60.000 millones y ya gravados en septiembre.

El anuncio se da días antes de la reunión anunciada por el Gobierno de China en el que los negociadores de los dos países discutirán en Washington sobre la situación y buscarán la salida a la guerra comercial que libran desde 2018.

Julián Arévalo, decano de economía Universidad Externado de Colombia, señaló que los acuerdos se construyen paso a paso, “esto es una pequeña muestra de China y se irán dando muestras de acuerdo hasta que las dos partes logren una relación positiva. Desde luego, con todo este historial de aranceles, retaliaciones y destrucción de la confianza, es impensable que China vaya a hacer más allá de una pequeña concesión a ver si esto funciona, a ver si Donald Trump entiende el cambio de lenguaje y empieza a construir una relación positiva”.

Medicamentos contra el cáncer, lubricantes, ingredientes de alimentos para animales, suero y harina de pescado son algunos de los productos que serán desgravados por el gobierno chino. Esta medida entrará a regir a partir del próximo 17 de septiembre y se extenderá por un año.

Guillermo Perry, exministro de Hacienda, señaló que este anuncio es “para mostrar buena voluntad en la reunión que se avecina. Ellos no les quitaron aranceles a los productos importantes, sino a unos cuantos secundarios”.

Se desgravarán productos que no son tan representativos para el comercio entre los dos países, China, por ejemplo, no contempló desgravar la soya o la carne de cerdo. Ante esta situación, Arévalo explicó que así se dan las negociaciones y más en acuerdos donde las tensiones son el principal factor.

“Los productos desgravados son algo que no le cuesta mucho a China, que si EE.UU. lo traiciona no le va a doler, pero si llega a tomarlo bien pueden empezar a trabajar a partir de ese punto. Así es como se construye un acuerdo”, señaló el decano.

Luis García Echeverría, profesor y Ph.D. en economía, dijo que “China es inteligente y está tratando de negociar sin bajar la cabeza”, por eso los anuncios son una señal para que el presidente Donald Trump comprenda la disposición que tiene su homólogo Xi Jinping en lograr un acuerdo en el que las dos partes ganen.

El Ministerio de Finanzas chino anunció que habrá más productos eximidos de los aranceles y que lo anunciarán “en el momento apropiado”.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *