Press "Enter" to skip to content

Todo pinta mejor para el último trimestre


La Industria creció 3,5% en julio, el comercio se aceleró a 8,5% y casi todas las mercancías registraron variaciones positivas en ventas reales, buenos augurios para fin de año

El ritmo de la economía mejora a paso sostenido con la llegada de los últimos cien días de este 2019. Las cifras que revela la Encuesta Mensual Manufacturera con Enfoque Territorial de julio, elaborada por el Dane, muestran que la producción real de la industria presentó una variación de 3,5% en ese mes, las ventas reales de 5,3% y el personal ocupado de -0,5%. Unos indicadores que presagian en general un buen cierre de año y vislumbran la posibilidad de alcanzar un crecimiento del PIB de 3,6%, como lo ha estimado del Ministerio de Hacienda.

Hay focos de buen crecimiento que llaman la atención como es la fabricación de carrocerías para vehículos automotores y remolques que creció 71,6%, cifra que la convierte en la actividad con el mejor desempeño en este mes; le sigue la fabricación de otros tipos de equipo de transporte con 24,6% y la fabricación de artículos de viaje, bolsos de mano y artículos similares en cuero, con 14,3%. Al otro lado de la orilla del crecimiento están las industrias básicas de metales preciosos y no ferrosos con un negativo de 23%; todo el sector de la curtiembre con -21,6% y fabricación de maquinaria y equipos (-10,2%).
Por departamentos en julio pasado, en donde más creció la industria fue en Risaralda que aumentó su producción 15,7%, ventas en 11,7% y el empleo en 2,3%. Le sigue Boyacá con 14,7% y Atlántico con una variación en su producción industrial de 8,2%. De la misma manera al otro lado de la situación -donde más cayó la producción industrial- está Cundinamarca (-1,9%), Caldas (-0,6%) y Bolívar (-0,1%). Y si se mira el comportamiento económico por el lado del comercio al por menor y la industria se tiene un buen ritmo de 8,5% anualizado a julio, muy concordante con la evolución de la industria manufacturera que se expandió en 3,5%, cifras muy halagüeñas que hacen pensar que vienen meses de vacas gordas para la economía y que ese esquivo crecimiento económico de 3,6% puede hacerse realidad; al menos eso muestran las encuestas mensuales manufacturera y el comercio al por menor del Dane.

De las 39 actividades industriales manufactureras, que hacen parte de la encuesta del Dane, 28 están en terreno positivo; los 11 restantes no tienen retrocesos graves que pueden mejorar con el paso de los días cuando se anima el consumo de fin de año. De las 16 líneas de mercancías, 15 registraron variaciones positivas en sus ventas reales, un dato muy optimista en lo que se refiere a la generación de empleo, dato macroeconómico que no es el mejor y se ha mantenido al alza desde hace más de un año, casi que estableciéndose en la economía por encima de dos dígitos, situación que se explica por el bajo ritmo de crecimiento, el bajo consumo y la ola migrante de Venezuela, tres puntos que explican la lenta recuperación.

En el trimestre móvil -mayo y julio- el número de ocupados informales volvió a reducirse al pasar de 5,8 millones (48,1%) a 5,72 millones (47,5%) en las 23 ciudades principales, lo que representa una disminución de 78.000 personas que no cuentan con seguridad social ni un contrato de trabajo a término indefinido. En oposición, los formales alcanzan 6,3 millones para un total de 12 millones de ocupados, una cifra que sigue siendo baja, pero que se ha sostenido en el tiempo y seguro mejorará una vez lleguen las fiestas de fin de año.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *