Press "Enter" to skip to content

Deforestación: 720 hectáreas han sido taladas en los últimos cuatro años – Gobierno – Política



La Contraloría reveló su Informe sobre el Estado de los Recursos Naturales y del Ambiente sobre los últimos cuatro años en el país, y el panorama que mostró se podría catalogar como desolador.

Según el contralor, Felipe Córdoba, durante ese lapso en el país se deforestaron cerca 720 hectáreas de bosques nativos, el equivalente a un millón de canchas de fútbol.

Si bien la cifra por si sola es muy significativa, los cuestionamientos del organismo fiscal se centran en que “como meta intermedia” para el país se había determinó reducir el número de hectáreas deforestadas anualmente de 120.000 (línea base) a
90.000 hectáreas.

“Pese a tratarse de una meta poco ambiciosa, estuvo muy distante de lograrse,
ya que en el periodo 2015-2018 se deforestaron 719.764 hectáreas”, se lee en el documento de la Contraloría.

Según ese reporte, el 73 por ciento de la deforestación se concentra en 8 departamentos del país, encabezados por Caquetá, Meta, Antioquia y Guaviare.

 “Preocupa la tendencia histórica, un bajo promedio de asignación de recursos para el sector ambiental que no supera el 0,5% del total del presupuesto anual”, dijo el Contralor.

Pero enseguida recordó que los recursos administrados para las Corporaciones Autónomas Regionales ascendieron a $10,3 billones en el periodo 2014-2018. Para este mismo período, los recursos asignados vía presupuesto general, para el sector ambiental, fueron $884.224 millones. 

Llamado de atención

Para la Contraloría, el Ministerio de Medio Ambiente tiene un camino
importante por recorrer en cuanto al establecimiento de acciones permanentes que garanticen la sostenibilidad ambiental en articulación con entidades de otros sectores, como federaciones agropecuarias, Ministerio de Comercio Exterior, Ministerio de Defensa, Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y la Fiscalía.

El reporte oficial también da cuenta de que “se identifican fisuras en cuanto a
la consistencia, calidad y disponibilidad” de la información solicitada a las CAR y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), especialmente, la relacionada con los permisos o trámites ambientales, hecho que dificulta constatar el cumplimiento de las medidas ordenadas. 

Para el contralor Córdoba, hace falta seguimiento y control a las licencias ambientales

También se denunció que dentro de las zonas de reserva forestal se están llevando a cabo actividades productivas (agricultura, ganadería), e ilegales (cultivos ilícitos), coincidiendo en terrenos con solicitud de trámite para la adjudicación de baldíos. Estas actividades, junto con la minería legal e ilegal, constituyen también los principales motores de la deforestación en el país. 

POLÍTICA.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *