Press "Enter" to skip to content

Medellín se la juega toda


Más columnas de este autor

A falta de una semana para las elecciones regionales en Colombia, Medellín se la juega toda y cada vez se consolida más la puja por la alcaldía entre dos candidatos: Alfredo Ramos (Centro Democrático) y Daniel Quintero (Independientes). En la más reciente medición de Invamer ambos registraron una intención de voto de 36,2% y 25% respectivamente, lo cual indica dos cosas: que el uribismo continúa vigente como prenda de garantía electoral, y que estos son los dos candidatos que mejor representan a los medellinenses; sin embargo, llama la atención que sea el candidato del Centro Democrático quien gana virtualmente en todos los sectores socioeconómicos y en casi todos los rangos de edad, según la encuesta.

De estos dos candidatos contrastan sus posiciones y también algunas de sus propuestas. Mientras que Ramos ha insistido en una administración orientada al aprovechamiento de la ciencia, la tecnología y la innovación, con el propósito de fomentar el crecimiento económico y el tejido social de la ciudad por medio de EPM y Ruta N, Quintero se ha hecho notar por sus particulares propuestas, que van desde la construcción de un metro subterráneo por la Avenida El Poblado -inviable financiera y técnicamente- que además no se contempla en el Acuerdo 48 de 2014 que establece el POT vigente de la ciudad, hasta la congelación de las tarifas de los servicios públicos sin el mínimo criterio financiero o económico.

Lo anterior no le favorece a Quintero, sin considerar el costo político que supone en este contexto haber hecho parte del gobierno del presidente Santos, abanderarse de los acuerdos de La Habana y ser uno de los líderes promotores de la campaña presidencial de Gustavo Petro en Medellín.

Por otro lado, se esperaban acuerdos políticos entre candidatos que no se han concretado como se estimaba. Inicialmente se pensó que candidatos como Santiago Gómez (Seguimos Contando con Vos) -tercero en intención de voto con 15,1% en la encuesta mencionada-, o Juan Carlos Vélez (Medellín Avanza), se sumarían a la campaña de Ramos con antelación, como lo hizo Jesús Aníbal Echeverri (Partido de La U), de cara a conformar una candidatura fuerte de la misma corriente política y no ha ocurrido hasta el momento. De igual manera se esperaba que candidatos como Juan David Valderrama (Todos Juntos), Víctor Correa (Polo Democrático) y hasta Beatriz Rave (Alianza Verde), se unieran a Quintero y hasta el momento tampoco ha sucedido. En la última semana cualquier cosa puede pasar.

Concluyendo, Medellín hoy se encuentra ante una gran responsabilidad: elegir entre alguien que, con conocimiento de causa y bien rodeado, puede seguir trazando el buen camino de la actual administración, o alguien que históricamente ha cambiado de posturas y partidos a conveniencia, y que desde Bogotá -y recientemente desde Medellín- ha tratado de desprestigiar instituciones como EPM a costa de réditos políticos.

Más columnas de este autor

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *