Press "Enter" to skip to content

Sin salvataje financiero de Nación, Kicillof busca la manera de escapar del default


En el entorno del gobernador bonaerense se ilusionan con un pronto acuerdo con los acreedores.

Las declaraciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, en las que descartó la posibilidad de llevar a cabo un salvataje financiero a la provincia de Buenos Aires cayó como un balde frío en los mercados.

Pero no fue así en el equipo que acompaña al gobernador Axel Kicillof: “Las tomamos sin sorpresa, es lo que transmitimos desde que se generó la versión de que podría haber un rescate”, aseguró una fuente oficial.

De hecho, aseguran que “se sigue conversando con los acreedores; se está trabajando con cautela”, e incluso hay quien promete, dentro del entorno de los funcionarios de primera línea, que esta misma semana habría definiciones.

“Nosotros abrimos el proceso de consulta el 20 de diciembre y la semana pasada se dieron inicio las conversaciones por el Bono 2021, que es el que tiene el 26 de enero un vencimiento de capital por US$250 millones y de intereses por US$27 millones”, detallaron desde el equipo económico.

Además de ese deadline, el más importante de enero (que es a su vez el que tiene el segundo monto más abultado de todo 2020, luego de junio), este viernes 17 opera otro vencimiento, de un bono ley local intrasector público, gran parte en manos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS, por US$250 millones de capital y US$13 millones de intereses. Sobre este título están en conversaciones, pero no provoca el vértigo que el que expira con el mercado por las posibilidades de rolleo.

En medio de los análisis que elaboran los funcionarios de Kicillof, el comité de
acreedores de deuda externa de la provincia, aglutinados bajo el asesoramiento financiero de Mens Sana Asesores y BroadSpan Capital, contrató a dos estudios de abogados “para facilitar su diálogo con las autoridades provinciales antes de posibles desafíos de liquidez que la Provincia puede enfrentar”.

Se trata de Arnold & Porter como asesor internacional, y Bruchou, Fernández Madero y Lombardi como abogado argentino. En diciembre, ese comité contrató a Mens Sana Asesores, liderada por el argentino Marcelo Delmar, y a BroadSpan Capital como asesores financieros.

Arnold & Porter es un estudio jurídico que tiene su oficina central en Washington D.C. pero con sedes en varias ciudades del mundo, entre ellas, Nueva York. En la región fue asesor del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y, luego, pasó a respaldar a Juan Guaidó.

Por su parte, el estudio argentino Bruchou, Fernández Madero y Lombardi tiene trayectoria de asesorar en materia de deuda a la Argentina: fue el único asesor legal de los colocadores en el primer canje de la deuda argentina, en 2005, donde se logró reestructurar 76% de los vencimientos.

A su vez, en 2016 asesoró a los compradores iniciales en la emisión de bonos de la Argentina por un monto de US$16.500 millones; en 2017, acompañó en la emisión del bono a 100 años (conocido como “Centenario”) por un monto total de US$2.750 millones, y en 2018 también respaldó a los “joint bookrunners” en una emisión soberana por US$9000 millones.

La provincia de Buenos Aires enfrenta vencimientos por unos US$725 millones en enero, con el hito principal el próximo 26. “No estamos contemplando hacer un salvataje financiero por US$250 millones el día 26 de enero, que es el monto de vencimiento de capital que enfrenta la provincia de Buenos Aires ese día”, sostuvo el domingo Guzmán al diario Clarín.

Los acreedores nucleados bajo el asesoramiento financiero de Mens Sana Asesores y a BroadSpan Capital aseguran que están comprometidos a avanzar en negociaciones proactivas con la provincia de manera consistente con los “principios respaldados por el G20 para flujos de capital estables y reestructuración de deuda justa”, que incluyen “transparencia y flujo oportuno de información, diálogo abierto, acciones de buena fe y trato justo entre las clases de acreedores”.

De acuerdo con un análisis de la consultora Elypsis, la provincia de Buenos Aires afronta vencimientos por US$2.705 millones en 2020, de los cuales US$ 725 millones operan en enero, entre capital e intereses.

La provincia debería alcanzar un superávit primario de 4,7% de su PBI desde 2020 para cumplir con estos pagos, algo casi imposible dada la situación fiscal. La renegociación es casi inevitable y deberá, como mínimo, extender el plazo para los vencimientos de capital y compatibilizar la capacidad de pago con el cronograma.

Con una deuda que alcanzó los US$11.907 millones al segundo trimestre de 2019, Buenos Aires es la Provincia más endeudada del país.

Su deuda equivale a 84% de sus ingresos anuales, cuando en el promedio de las provincias es 52%. A su vez,  77% está en moneda extranjera, por lo que la suba del dólar luego de las Paso complicó el panorama provincial.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *