Press "Enter" to skip to content

Reforma unilateral del acuerdo de paz sería insensatez, dice Santos – Proceso de Paz – Política



El expresidente Juan Manuel Santos considera que modificar los acuerdos de paz, si no hay entendimiento entre las dos partes, “es perfidia”. En el contexto de la guerra, la perfidia es una forma de engaño, en la que una parte se compromete a actuar de buena fe, pero rompe su promesa.

Y lo considera también “una insensatez”. Los rigurosos calificativos los hizo el exmandatario a propósito de una declaración que realizó el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, en un debate en el Senado en el que anunció reformas de los acuerdos de paz.

(Lea también: Vuelve el ‘fantasma’ de cambiar los acuerdos de paz)

El expresidente Santos asegura que buena parte del país “quiere ver más compromiso, más determinación y más efectividad en cumplir los acuerdos”.

El exmandatario sugiere en el siguiente diálogo que ojalá “el partido de las Farc cambie de nombre” y dice que “la paz es irreversible a pesar del asesinato de algunos de sus miembros”.

Santos se ha mantenido en silencio y ha dicho que lo hace para cumplir con su promesa de no molestar a su sucesor, pero siempre ha asegurado que no dudará en pronunciarse para defender la paz, su legado y su honra. “Por ello –dice– acepto la entrevista, para hablar sobre la paz”.

¿Qué opina de la propuesta del ministro de Defensa de ‘abrir la posibilidad de buscar un acuerdo para modificar los acuerdos’ con las Farc?

Todo acuerdo de paz, por su naturaleza, es imperfecto y susceptible de mejorar, siempre y cuando sea de común acuerdo entre las partes. Modificarlo unilateralmente es perfidia. Espero que el Gobierno no vaya a cometer nuevamente el error de ensayar modificaciones unilaterales porque se vuelve a estrellar con un costo muy alto para el país y para su gobernabilidad, como ya sucedió.

Pero el ministro lo mencionó al final de la sesión del lunes pasado en el Senado…

Yo me pregunto, ¿para qué Holmes Trujillo quiere reabrir esa discusión en este momento, cuando toda su atención debería estar concentrada en superar la crisis del covid-19 y mejorar las condiciones de seguridad, bien mal que están? Siguen matando a los líderes y extorsionando a la gente en el campo.

Pero el Gobierno repite siempre que está cumpliendo los acuerdos de paz…

Pues la comunidad internacional y buena parte del país quiere ver más compromiso, más determinación y más efectividad en cumplir lo que falta.

De todas maneras, ¿es posible modificar esos acuerdos?

Sí, repito, siempre y cuando las partes estén de acuerdo, y una de las partes es el partido Farc, que, a propósito, ojalá le cambien de nombre. Recuerde también que sobre muchos aspectos ya se ha pronunciado la Corte Constitucional. Entrar en esa discusión otra vez es una insensatez y nada tiene que ver con el momento que vivimos.

(Le puede interesar: ‘No firmamos el Acuerdo para mentirle a Colombia’: Timochenko)

El expresidente y senador Álvaro Uribe no oculta sus críticas y permanentemente critica la existencia de la JEP…

Por favor, no me ponga a pelear con Uribe, déjelo peleando solo. La JEP tiene el apoyo hasta del Consejo de Seguridad y, por supuesto, de los cientos de nuestros soldados y policías que han acudido a ella.

En el debate del lunes, senadores del Centro Democrático aseguran que la Farc no ha cumplido ni con la entrega de propiedades ni con la paz…

No vi el debate, pero me dicen que estuvo plagado de mentiras, de ‘hechos alternativos’ que tanto se han utilizado para atacar la paz.

El colmo de la torpeza –y de la estupidez– es sacar pecho por la reciente decisión de Estados Unidos contra Cuba. Es una vergüenza

Pero ¿sí ha habido incumplimientos por parte de las Farc?

Por supuesto que sí. Pero recuerde también que las Farc cumplieron con la primera y principal condición: desarmarse completamente.

Y en su opinión, ¿el gobierno del presidente Duque sí cumple los acuerdos?

El Gobierno también ha incumplido. Pero aprovecho para decir algo muy importante: el presidente Duque tiene una oportunidad de oro para unir al país después de la pandemia alrededor del cumplimiento de los acuerdos. No hay que olvidar que la implementación de los acuerdos en lo rural, en la lucha contra los cultivos ilícitos, en la reforma política, en los llamados Pdet, (Programas de desarrollo con enfoque territorial) no es para beneficio de las Farc, sino de los colombianos, en especial de los que más sufrieron con el conflicto armado.

Si Duque no une al país alrededor del cumplimiento de los acuerdos, y créame que este es el tema que con más facilidad puede unir a los colombianos, no me quiero imaginar con qué gobernabilidad va a administrar el desastre que va a enfrentar en materia económica y social como secuela del coronavirus. Imagínese en unos meses la economía en profunda recesión, la pobreza y el desempleo disparados, y tantos otros problemas que la pandemia ha visibilizado a flor de piel. Las protestas que vimos al final del año pasado serán un juego de niños.

Tal vez me equivoqué al esperar a que termináramos el proceso con las Farc para comenzar con el Eln. Definitivamente nos faltó tiempo

Pero sobre el tema de la paz, ¿la propuesta de modificar los acuerdos será para hacerlos ‘trizas’, como se dijo en la campaña?

Algunos querrían, pero no podrán. La paz con las Farc, que por demás dejaron de existir como grupo armado, es irreversible. A pesar de los incumplimientos y los asesinatos de algunos de sus miembros, la inmensa mayoría se mantiene en el proceso. Y, le repito, el país está hoy en otra cosa.

Pero con las disidencias en las Farc en cabeza de ‘Iván Márquez’ y el ‘Paisa’, también ese grupo está muy dividido sobre el proceso…

El mismo jefe de la Farc los consideró unos cobardes porque les quedó grande la paz. Esos desertores deben ser considerados unos criminales comunes y corrientes dedicados al narcotráfico. Así se estableció. El Gobierno debe ser mucho más efectivo en perseguirlos. Tenemos supuestamente las mismas fuerzas muy profesionales y muy entregadas que teníamos antes. La pregunta entonces es, ¿qué está pasando? Tanto ‘Márquez’ como los demás jefes de disidencias dicen que dejaron el acuerdo porque el Gobierno no lo cumplió…

‘Márquez’ se fue porque temía que su sobrino lo iba a delatar en Estados Unidos.

¿Qué opinión tiene sobre la inclusión de Cuba en la lista que hace Estados Unidos de países que protegen el terrorismo?

Es una gran injusticia con Cuba, que desde hace muchos años lo que ha hecho es ayudar a los procesos de paz como lo hizo con Colombia durante mi gobierno y durante el gobierno de Uribe, y hasta en el de Pastrana, y con toda generosidad. Los protocolos que se firmaron con el Eln, y los garantes Cuba, Noruega, Chile y Venezuela son para cumplirlos. Es la palabra empeñada del Estado colombiano. Desconocerlos ya nos ha costado mucho ante la comunidad internacional porque viola las normas internacionales y la práctica de las Naciones Unidas, y cada día que pasa nos cuesta más. Pero el colmo de la torpeza –y de la estupidez– es sacar pecho por la reciente decisión de Estados Unidos contra Cuba. Es una vergüenza. Colombia en buena parte le debe a Cuba nada menos que la paz con las Farc.

¿La inclusión de Cuba en la lista de países que no cooperan en la lucha contra el terrorismo que elabora el Departamento de Estado podría afectar esa implementación de los acuerdos de paz?

Naciones Unidas dijo que ojalá Cuba no se retire como garante. Espero lo mismo. El precedente de no cumplir los protocolos hace más difícil que en el futuro los países colaboren en los procesos de paz. Esto tiene repercusiones internacionales. Como dijo el embajador de Noruega hace unos días: respetar los protocolos es requisito imprescindible para poder realizar negociaciones de paz. Argumentar que no estamos obligados a cumplirlos porque los firmó el gobierno anterior es otra verdadera estupidez, que también nos deja muy mal.

Debo comenzar por reconocer que el presidente Duque y los alcaldes han manejado bien esta pandemia… hasta ahora. Me preocupa el número tan bajo de pruebas

Si pudiera hacerlo, ¿qué le cambiaría al acuerdo con las Farc?

De pronto la parte procedimental de la JEP quedó muy dispendiosa, muy santanderista. La JEP debe producir resultados pronto porque la demora les da pie a sus críticos.

¿Y cuál es la evaluación que hace usted sobre el cumplimiento del acuerdo de paz, tres años y medio después de firmado?

Me remito a lo que dice el Instituto Kroc, que hace precisamente esa labor de evaluar el cumplimiento de los acuerdos. En la parte normal, en lo que está en todos los acuerdos, el balance es bastante bueno. En lo ambicioso, en los cambios de fondo, en la reforma rural integral, en la reforma política, en la sustitución voluntaria, en la restitución de tierras, falta mucho. Y mucho depende de lo que haga el Gobierno en el tiempo que le queda. Pregúnteme en dos años.

(En otras historias: ‘El plebiscito por la paz fue un error fatal en mi mandato’: Santos)

¿Cuando se firmó el acuerdo de paz usted percibió alguna división en el interior de las Fuerzas Armadas frente a lo pactado?

Hubo mucho intento de politizar las fuerzas alrededor del proceso de paz y varios cayeron en ese nefasto jueguito. Muchos de los generales retirados más viejos se opusieron por diferentes razones. Pero el grueso de las fuerzas entendieron lo que el general Valencia Tovar siempre decía: la paz es la máxima victoria.

Pero, con todos estos problemas, ¿usted cree que la paz está en peligro?

Con las Farc, no. Me preocupa muchísimo que no se detengan los asesinatos de los líderes sociales. Falta microgerencia y coordinación. Es un clamor nacional e internacional. Por eso me pregunto otra vez qué hace el ministro de Defensa poniendo el tema del acuerdo en los medios cuando debería estar de cabeza protegiendo a los líderes.

¿Usted cree que el coronavirus va a frenar la consolidación de la implementación de los acuerdos de paz?

Debo comenzar por reconocer que el presidente Duque y los alcaldes han manejado bien esta pandemia… hasta ahora. Me preocupa el número tan bajo de pruebas porque quiere decir que estamos volando sin instrumentos y nos podemos llevar una sorpresa. Ahora bien, para responder su pregunta, el coronavirus frenó todo. Pero espero de corazón que apenas pase, apenas dejemos atrás esta pesadilla, Duque entienda que tiene una oportunidad de oro de unir el país alrededor de la paz. Y solo uniendo al país tendrá la suficiente gobernabilidad en los dos años que le faltan para medio sacarnos del pantano de arenas movedizas en el que nos estamos hundiendo.

Espero que apenas pase (la pandemia), apenas dejemos atrás esta pesadilla, Duque entienda que tiene una oportunidad de oro de unir el país alrededor de la paz

¿Cuál es su opinión sobre el caso de Jorge Rodrigo Tovar, hijo de ‘Jorge 40’?

Estoy de acuerdo en que no hay delitos de sangre, pero este nombramiento fue innecesario y provocador. Falta de criterio. Hay que pensar primero en las víctimas. Le aseguro que a las de ‘Jorge 40’ no les hizo gracia.

¿Por qué cree que han fracasado las conversaciones con el Eln?

Falta de voluntad política.

Pero en su gobierno hubo conversaciones con esa guerrilla. ¿Por qué es tan difícil negociar con ellos?

Ninguna negociación de paz es fácil y mucho menos con un grupo bastante federalizado y con demasiados jefes, todos muy complicados. Tal vez me equivoqué al esperar a que termináramos el proceso con las Farc para comenzar con el Eln. Definitivamente nos faltó tiempo.

(Le podría interesar: Oír a los pueblos indígenas para mejorar el planeta después de covid / Columna de Juan Manuel Santos)

¿Tiene futuro la paz?

La paz siempre tendrá futuro. Las guerras no le hacen bien a nadie, salvo a los que les gusta pelechar económica o políticamente con ellas. Como decían los clásicos: no hay paz mala ni guerra buena. Además, la paz con las Farc ya es una realidad. Lo que falta ahora es cuidarla más. Nadie quiere volver a donde estábamos, ni siquiera los ‘furibistas’.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *