Press "Enter" to skip to content

Suán, el pueblo que trata de frenar llegada del coronavirus con piedras y troncos – Barranquilla – Colombia



Con troncos, escombros y hasta con cercados de alambres de púa, es como el alcalde de Suán Danilo Cabarcas Orozco y un grupo de habitantes de esta localidad, tratan de evitar que entre el coronavirus a este municipio, ubicado en el último recodo del departamento del Atlántico.

Suan es el único, de los 22 municipios del departamento,  que hasta el momento se mantiene con cero casos de coronavirus en el Atlántico.

“El virus no ha llegado por la voluntad de Dios y la virgen de la Inmaculada Concepción, que es nuestra patrona”, sostiene el alcalde Cabarcas al referirse a las precarias condiciones económicas y la frágil infraestructura de salud que posee este municipio, que vive de la pesca, ganadería y agricultura.

Por eso el mandatario, con el apoyo de la comunidad, decidió cerrar seis de los siete accesos que tienen Suán, para de esta manera tener control de quienes entren y salgan del pueblo.

El virus no ha llegado por la voluntad de Dios y la virgen de la Inmaculada Concepción, que es nuestra patrona

En esas vías colocó troncos, removió arena con la maquinaria del municipio, tiró escombros y cercó con alambre de púa, para de esta manera asegurarse que los carros o motos que vienen de otros lugares entren por aquí.

Ya en los municipios vecinos como Campo de la Cruz y Santa Lucía se han reportado casos de contagio.

En la entrada principal la alcaldía instaló un puesto de control donde están los trabajadores de la Secretaria de Salud, la Policía y la misma comunidad, quienes realizan las acciones de desinfección de carros y personas, además de llevar reportes de los viajeros frecuentes.

La misma comunidad monta guardia para que no entren extraños que pongan en riesgo la salud del pueblo.

Cabarcas cuenta que ha impuesto medidas como el ‘pico y cédula’, pero acorde con el de Barranquilla, ya que esta localidad, tiene una gran dependencia de la capital del Atlántico, como quiere que es el lugar de trabajo de muchos habitantes de Suan que a diario van y vienen.

“No podemos negarle a la gente su derecho al trabajo”, subraya el mandatario para enfatizar que en el municipio son pocas las opciones laborales y en las actuales condiciones de emergencia sanitaria decretada por el Gobierno es necesario colaborar con las personas a mantener sus puestos de trabajo.

Cabe recordar que hace 10 años cando se reventó el Canal del Dique, brazo del río Magdalena, que dejó bajo una lámina de agua a unas 23 mil hectáreas del sur del Atlántico, Suan fue el único de los municipios de esta zona que no se inundó gracias al trabajo que realizó la comunidad y la alcaldía

Danilo Cabarcas, alcalde de Suán, entregó 2.5 toneladas de comida, pero ahora necesita más, para poder mantener a la gente en casa.

En esa época se trabajó día y noche elevando el nivel de la muralla que protege al municipio del río Magdalena. Cientos de trabajadores de la construcción que vivían en Venezuela, retornaron a Suán exclusivamente para apoyar el trabajo de reforzamiento del muro y no dejar que el agua arrasara con todo como pasó en los pueblos vecinos.

Esta vez, asegura el alcalde Cabarcas, hay la misma colaboración de la gente para no dejar que el virus entre al municipio. “Es cuestión de tiempo”, dice en todo de preocupación el mandatario, quien reconoce que necesita llevarles mercados a la gente para que se mantenga en casa, pero necesita de apoyo externo.
 
(También: Red de noticias falsas sobre coronavirus  tienen en alerta a las autoridades).

“Entregamos 2.5 toneladas de alimentos que se compró con recursos propios, además de 4.000 mercados que nos dio la Gobernación, pero ya eso pasó”, dijo Cabarcas, quien ha mandado cartas e empresas de Barranquilla como Tecnoglas para que los ayude con donaciones de mercados.

“Nuestra gente está muy necesitada, agradezco lo que puedan hacer por nosotros”, agregó el funcionario, quien lanzó un S.O.S para pedir ayudas humanitarias, que permitan que las familias de Suán  no tengan que salir de casa  a buscar comida y cumplan así la orden de cuarentena.

Por ahora tratará de mantener el control de entradas y salidas con piedras, palos y alambre de púa, medida que hasta el momento ha funcionado para evitar que personas contagias propaguen el virus por el pueblo, pero como él mismo dice: “Es cuestión de tiempo”.

También le puede interesar

LEONARDO HERRERA DELGANS
Periodista de EL TIEMPO Barranquilla
Escríbenos al correo leoher@eltiempo.com
En Twitter: leoher69

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *