Press "Enter" to skip to content

“La banca está comprometida, sin poner en riesgo la solidez y confianza de ahorradores”


Asobancaria aseguró que los periodos de gracia a 11,6 millones de deudores por $222 billones demuestran la cooperación del sector

En Inside LR, el presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria), Santiago Castro, aseguró que los bancos mantienen su compromiso de cooperación con los deudores, en medio de la crisis económica que generó la pandemia, a través de la estipulación de medidas que alivien sus cargas financieras, aún sabiendo que las ganancias del sector se verán comprometidas durante este y el próximo año.

Castro reseñó que la banca ha otorgado periodos de gracia por $222,7 billones a 11,6 millones de usuarios, entre personas y empresas, lo que corresponde más de 40% del total de la cartera del sector.

¿Cómo avanzan las medidas de los bancos?
El balance ha sido realmente positivo, a pesar de las críticas que se han dado y de la comprensión del alcance y el esfuerzo de la banca. Lo que podemos presentar hasta ahora habla por sí solo. Hemos dado reducción en intereses, en algunos casos hasta de 50% en pagos de intereses de cuotas vigentes, transacciones gratuitas en canales digitales, beneficios de cuentas de nómina. Incluso, para quienes han quedado desempleados, la ampliación en los plazos para apoyos a través de las medidas del Gobierno, con periodos de gracia, y no se ha tenido que variar las calificaciones de los clientes. Los números son impresionantes.

¿Cuáles son?
En lo que llevamos de la pandemia hemos dado refinanciación por $222 billones, que son cerca de 41% de toda la cartera del sector bancario y 20,5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia. No hemos oído de un esfuerzo similar por parte de un sector bancario en América Latina. En nuevos créditos por parte de la banca son más de $71 billones, que son 6,8% del PIB si sumamos los créditos con redescuentos o garantías del Fondo Nacional de Garantías (FNG), que son con capital es de la banca, pero respaldados por el FNG y de esos hemos consumido casi $10 billones de los $18,2 billones disponibles.

A pesar de las críticas de usuarios, ¿esas cifras reflejan el compromiso de la banca?
Esto nos muestra a una banca comprometida y que ha asumido que tiene que tener un costo importante, porque esto va a significar en nuestros balances este y el próximo año, pero tenemos que acompañar al país y al Gobierno, sin poner en riesgo la solidez y confianza de los ahorradores.

¿A cuántas personas y empresas han beneficiado?
Son 11,6 millones de personas naturales o jurídicas, con 16,3 millones de créditos. En refinanciaciones, para microempresas son 1,22 millones de créditos; para Pyme 371.432 y para grandes empresas 84.917 préstamos. En tarjetas de crédito son 9,40 millones de unidades y otros consumos 4,59 millones; en Vivienda de Interés Social (VIS) son 372.938 y 317.115 para no VIS.

¿Cómo ve el Programa de Apoyo al Deudor (PAD) que ordenó la Superfinanciera?
Venimos trabajando muy bien con la Superfinanciera. Creo que en el fondo es algo muy positivo y se busca que haya un equilibrio entre el reconocimiento de las dificultades para pagar y una adecuada gestión del riesgo. Los créditos que entren bajo el PAD no nos exime de tener que hacer las provisiones, tenemos que empezar a sincerarnos como sistema frente a los riesgos que se están corriendo e indica una atención mucho más personalizada. Vamos a reflejar los riesgos en los cuales se está incurriendo y eso es bueno para la banca, el deudor y el país.

¿Se afectará la calificación de los deudores?
Si el banco considera que esa persona puede recuperar su capacidad para cumplir sus obligaciones, diseña un periodo específico de gracia. No hay un set de reglas que aplique a todos, tiene que haber un análisis de riesgo individual. Lo importantes es que el interés no puede variar ni las cuotas pueden ser mayores, en ningún momento este nuevo acuerdo va a hacer que el cliente tenga mayor estrés financiero o mayor carga de interés.

¿Le preocupa que las carteras se deterioren?
La respuesta va a ser desorientadora. Si vemos los indicadores de calidad de cartera, frente a marzo, han mejorado porque la Circular 714 nos permitió hacer rediferimientos y no tuvimos que modificar la calificación de los usuarios ni hacer provisiones, entonces casi que estamos congelados en el tiempo.

Para abril, ese indicador es de 4,27%, pero eso no va a permanecer así este año, cuando terminen los periodos de gracia habrá personas o empresas que no podrán cumplir con sus obligaciones y vamos a tener ese índice mucho más alto a final de 2020.

¿Qué medidas habrá para las empresas en insolvencia?
En procesos de insolvencia va a ser difícil, podremos considerar la idoneidad de las garantías que nos están ofreciendo. La circular no tiene mayor efecto sobre las empresas en insolvencia y las seguiremos tratando con los niveles de riesgo y calificaciones en cuanto a su cartera con las que hemos venido trabajando.

¿Cómo se han trasladado las reducciones de tasas del Banco de la República a los créditos?
Ahí me refiero también a las expresiones del gerente del Emisor, Juan José Echavarría, quien dice que la rebaja en las tasas se está trasmitiendo de una manera real y rápida. Ahora, que se transmitan todas inmediatamente, no, esas tasas tienen una duración de entre tres y seis meses. En todas las modalidades de crédito financiero, de las 13 a las que les hacemos seguimiento, nueve han tenido rebajas y eso es un resultado bastante aceptable.

¿Hay espacio para que las tasas bajen más?
Esperaría que pudiéramos llegar a 50 puntos básicos menos durante lo que resta del año, pero trato siempre de no meterme en los terrenos del Banco Central; la política monetaria ha sido adecuada.

¿La banca está preparada para estos niveles de crisis?
Sí, estamos preparados. Si hubieran escogido un momento histórico de la banca en Colombia que pudiera enfrentar esta situación de pandemia, sería exactamente lo que teníamos en febrero y marzo de este año. La banca estaba en su mejor momento de niveles de solvencia, liquidez, balances y provisiones. No hay riesgos de que no podamos afrontar estas dificultades, pero creo que algunos bancos van a tomar muchas acciones para mantener su nivel de solvencia y al final de año vamos a mostrarlo.

¿Cómo va la bancarización?
En estos últimos tres meses hemos bancarizado a 1,2 millones de colombianos. En el Plan Nacional de Desarrollo a 2022 la meta era de un millón. Estamos logrando cumplir las metas de 2020 este año y nos vamos atener que poner metas más ambiciosas. Creo que podemos llegar a 85% de adultos bancarizados.

¿Cuánto se recaudará por la sobretasa a los bancos?
Las proyecciones del Gobierno son $400.000 millones para este año y creo que se podría recaudar un poco más.

EL PERFIL
Santiago Castro, presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria), tiene un grado en economía y ciencias políticas de la Universidad Católica de los Estados Unidos y una maestría en Administración Pública de la Universidad de Harvard, también en EE.UU.

El dirigente gremial inició su carrera profesional en Cali, ciudad en donde trabajó en la Cámara de Comercio y Fundaprogreso. También fue elegido Concejal de Cali y Diputado a la Asamblea del Valle del Cauca. También fue Representante a la Cámara durante 16 años y, además, fue director general de la Aeronáutica Civil.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *