Press "Enter" to skip to content

¿Y si hablamos de ‘tecnología naranja’?


La economía naranja es un concepto del que se ha hablado mucho durante los últimos años en Colombia, es una de las principales apuestas del gobierno para contribuir al desarrollo cultural, social y económico del país. Industrias creativas como el arte, la moda, la música y el diseño, entre otras, se convierten en el motor de la colorida economía, que representa más del 3,4% del PIB del país, según la Organización Mundial de Propiedad Intelectual. Hoy, las nuevas tecnologías son un recurso transversal en todas las industrias y sectores productivos, pero ¿qué lugar ocupan en la exploración y crecimiento de las industrias creativas?

Hemos visto cómo la digitalización ha transformado distintas industrias del país y la industria creativa no es la excepción. Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) provocan que existan nuevas formas de creación, producción y circulación de contenidos culturales, convirtiéndose en herramientas que dinamizan, redefinen y potencian el mundo naranja.

Los creadores de contenido y emprendedores de todo el país han comenzado a identificar las ventajas de la tecnología para conectar con sus audiencias, y se ha presentado de modo más evidente durante el confinamiento, con un tránsito a la virtualidad que lleva a sus protagonistas a aprender y desaprender para salir avante ante la situación y lograr una comunicación bidireccional desde la distancia. ¿Cuántos conciertos virtuales mediados por un PC vimos hasta la fecha?

La tecnología ha tomado un rol indispensable para que los actores de la industria creativa continúen y den a conocer sus producciones en cualquier parte del mundo sin ninguna limitación. Y nuevas tecnologías como la inteligencia artificial cambian de forma drástica la naturaleza de los procesos creativos tradicionales, promoviendo experiencias inmersivas alrededor del arte y ocasionando dinámicas disruptivas en los procesos culturales. Hemos visto en Colombia óleos convertidos en interfaces de realidad virtual que amplían las dimensiones de un lienzo , o artistas callejeros que antes de pintar un mural hacen el bosquejo de su arte a través de la pantalla de un PC .

Por otra parte, las TIC permiten el origen de nuevas actividades que se basan netamente en innovación, las cuales son calificadas por el Ministerio de Cultura de Colombia como Creaciones Funcionales, Nuevos Medios y Software de Contenidos , entre ellas se encuentran los videojuegos, producciones audiovisuales, desarrollo de aplicaciones, animaciones, artes gráficas e ilustraciones, todas ellas habilitadas por los desarrollos tecnológicos que parten del PC, pasan por la nube y se traducen, en muchos casos, en lenguaje de programación o algoritmos de inteligencia artificial. Es decir, la economía naranja tiene con la promoción de estas actividades la oportunidad de proyectar al país al centro del desarrollo tecnológico mundial.

De este modo, los dispositivos tecnológicos como los computadores desempeñan un papel fundamental al momento de crear. Desde ahora mismo, nuestros creadores demandan más y mejores opciones tecnológicas con características como mayor eficiencia en sus tiempos de producción, máxima capacidad gráfica, óptimo desempeño de procesamiento, agilidad para procesar algoritmos de inteligencia artificial y la movilidad necesaria para producir sus creaciones desde cualquier lugar. ¿Y si hablamos del cómputo como la ‘tecnología naranja’?

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *